La mejor actitud para afrontar la vida, se construye haciendo raíces fuertes y profundas desde el inicio, hoy nos queda fertilizar las nuevas generaciones para hacer crecer sus raíces y con esto seguir fortaleciendo las nuestras.